February 12, 2014
Adrienne Arsht Latin America Center Director Peter Schechter and Deputy Director Jason Marczak write in El País on the recent findings of the Arsht Center's poll on US policy toward Cuba:

El tema de Cuba se ha vuelto una chinita del tamaño de una roca en el zapato de las relaciones entre Estados Unidos y el resto de América. Las políticas de Estado sobre Cuba se han visto condicionadas por la política interna, y particularmente por la opinión de Florida, donde viven la mayoría de los cubanoamericanos. Para ver si algo ha cambiado, hemos consultado este tema a través de una encuesta profunda en todo Estados Unidos, con una muestra reforzada en Florida.

Lo que encontramos nos sorprendió.

Ante todo: después de cinco décadas tratando de cercar a Cuba, el que está aislado es Washington. El bloqueo de Cuba es un mito. Hace pocas semanas, Cuba recibió a los presidentes latinoamericanos y a los secretarios generales de la OEA y de Naciones Unidas en la cumbre de CELAC. La Unión Europea está a punto de liberalizar sus relaciones con la isla. Brasil invierte miles de millones para crear un puerto de aguas profundas. La isla es uno de los destinos turísticos preferidos por canadienses y europeos. Incluso Estados Unidos provee una cantidad importante de los productos agrícolas y farmacéuticos consumidos en Cuba.

RELATED CONTENT